Inicio » Maternidad » ¿Por qué se empeñan en decirnos que con el segundo hijo la faena se triplica?
Maternidad

¿Por qué se empeñan en decirnos que con el segundo hijo la faena se triplica?

Con el segundo hijo es más fácil

Ya está. Después de un año, Míster puede sentir que tiene habitación y que no está de okupa en la de su hermana. Y es que pobre, es lo que tiene ser el segundo y tener unos padres que ya van de vuelta con todo, o eso creen ellos. El nombre de su hermana lleva en la puerta desde al menos un mes antes de que ella naciera, sin embargo el de él lo pusimos estando a puntito de cumplir su primer año. ¿Y es esto importante? Pues no mucho, no se le va la vida a nadie por ello, pero es significativo y revelador de lo diferente que nos comportamos con el segundo hijo respecto del primero. Y con posteriores si los hubiera no me quiero ni imaginar.

Ya el segundo embarazo no tiene nada que ver con el primero, mental y comportamentalmente hablando. Desde comer jamón – en veces contadas, eso sí – o ponerme a tender la ropa a las pocas horas de la amniocentesis, hasta el olvido de analíticas y toma de “complementos” (hierro, ácido fólico…), algo impensable todo esto en el embarazo de Miss.

¿Y el post parto? Ni rastro de los momentos de tristeza o incertidumbre que me invadieron tras nacer Miss. Y gracias a Dios a mí, ni rastro tampoco del abandono físico cuando primeriza; en el segundo al menos las lentillas y el peine no quedaron relegados a un mañana y estuvieron ahí desde el primer día, quedando desterrados el turbante para el pelo, las gafas para la calle y el chándal como uniforme.

Esta maternidad está siendo mucho más relajada, también porque me he vuelto mucho más pragmática. Nada de tener 8 biberones, uno para cada toma, y esterilizarlos lo hice sólo durante dos meses, no hasta pasados los ocho como con Miss. El culete de Míster ha visto la crema en tres o cuatro ocasiones, mientras que con Miss era un embadurnamiento detrás de otro, no fuera que se le pusiera el culo como el de un mandril con el roce del pipí.
La asepsia del chupete se ha basado, a lo sumo, en pasarlo bajo el grifo; aun gracias que no he llegado a lo de chuparlo yo para “limpiarlo”, aunque eso creo que ni en una supuesta quinta o sexta maternidad, porque lo veo realmente asqueroso. ¿Pesarle cada semana? pero si ya lo pesan en las revisiones, que por cierto han sido las justas y por la Seguridad Social; con Miss iba cada mes al pediatra privado, además de a la de la Seguridad Social cuando
tocaba, sin embargo con Míster no he ido aún al primero a pesar de estar incluido en Adeslas. ¿Y el aparato ese que todo lo oye y todo lo ve? Creo que al peque se lo hemos puesto no más de un par de semanas. Ropa tiene la justa y
necesaria, que si pasan más de tres días sin poner lavadora ya no tengo qué ponerle; sin embargo de Miss guardé cajas y cajas, hasta con ropa sin estrenar.

Míster también ha padecido, pobre, cierta dejadez por parte de sus padres, es decir, Papágoloso y servidora. El cambio de la minicuna a la cuna fue a sus casi siete meses, que el pobre ya tenía la cabeza tocando una punta y los pies la otra, pero cosas que pasan:

Hay que montar la cuna, que a Miss se la montamos dos meses antes de nacer y Míster ya tiene cuatro.
Ay! Sí, a ver si vamos a casa de tu hermana y la traemos

(al mes)
Oye, que hay que traer la cuna y montarla, que el pobre no parece cómodo
Bueno, pues a ver cuándo podemos acercarnos

(otro mes más)
Joder, va a ser que el niño duerme tan mal porque no puede moverse, no crees?
Venga, vamos a traer la cuna

(dos días después)
Mareeee, pobrecito, quélástimaminiño lo mal que tenía que estar durmiendo.
Sí, la verdad es que ha dormido como un angelito. Será la cuna

Respecto a las manías sobre el colecho también ha habido cambios. Miss no durmió una noche con nosotros si no fue por estar enferma. Si hacía falta me pasaba dos horas con ella en su habitación, tocándola en la cuna o en brazos conmigo sentada, pero a nuestra cama no. Con Míster no hemos tenido tanta paciencia y el cansancio ha podido con nosotros. La suerte en ambos casos es que los dos casi siempre han dormido bien en su cuna, sin dramas ni historias; incluso Míster a pesar del colecho puntual.

¿Y lo de dejarle con alguien? Con sólo pensar en dejar a Miss con otra persona se me iba la vida. Con Míster, quizá porque no he tenido más remedio para poder hacer según qué cosas con su hermana, no me lo he
pensado un segundo. (Queda apuntado hacer post sobre la anécdota al dejarle a cargo de mi hermana para irnos a Aquarama)

Y podría seguir con decenas de cosas similares, pero creo que ya os habéis hecho a la idea. Que no os engañen ni os quiten las ganas de ir a por un segundo. Sí, es verdad que dos dan más faena que uno, eso es lógico, pero lo que me decían de “vas a flipar con dos; que no es sólo uno más, es que pasar de uno a dos es como triplicar o cuatriplicar la faena, como si tuvieras cuatro hijos” no es cierto, o no lo ha sido en mi caso. Tiempo, economía y reparto de atención mandan. Y organización, pragmatismo y perspectiva son mis tácticas.

Puede que también te guste

40 Comentarios

  • Responder
    chispuncita@hotmail.com
    15 julio, 2012 at 22:05

    Hola guapa!!, supongo que con el segundo, las cosas se ven diferentes, ya tienes experiencia, y eso hace muchoooo, incluso que te relajes, y eso no tiene por qué ser malo..
    Es solo lo que creo,por que como sabes mi cuberteria, se compone solo de un Tenedor, y dadas muchas circunstancias, dudo yo que pasemos a tener más.
    Pero estoy segura de que eres una madre estupenda con ambos.
    Un besote y un gran abrazo

    • Responder
      golosi
      15 julio, 2012 at 22:26

      Hola guapa, gracias por comentarme.
      Sí, la verdad es q te relajas, lo ves todo desde otra perspectiva. Yo tampoco creo q eso sea malo, al contrario.
      Un besote

  • Responder
    Carmen
    16 julio, 2012 at 05:22

    :) Me ha encantado tu post, es cierto lo que dices, muchas cosas las haces sin quieres, yo ahora viéndolo con perspectiva veo que la segunda es mucho mas independiente! No están tan acostumbrados a la contemplación continua,…y la tercera, ja ja ja esta ya lo aprende todo sola, Y a mi me decían, bueno el cambio esta en tres, ya veras,….y que quieres que te diga que depende como te organices! Que hay muchas familias que con uno se agobian y otros que con 5 y 6,,,,y mas tan .
    3 es un numero perfecto..

    • Responder
      golosi
      16 julio, 2012 at 07:24

      Cómo me alegra que te guste el post. Cuánta razón en lo que dices; yo también conozco quien con uno no dade sí y quien con dos o tres se maneja a la perfección.
      Me encantaría tener tres, pero 99% que nos vamos a quedar así, con dos.
      Gracias guapa por comentar :-)

  • Responder
    MamaCachorro
    16 julio, 2012 at 06:18

    Aisss que gusto leerte!!! la verdad que muchas de las cosas que dices te relajaste con Mister yo ya me relaje con Cachorro jajajajaja Pero si es cierto que el dejarle con otra persona, sobre todo los primeros meses, me daba los 7 males, y recuerdo que me decian: "te vienen bien" y yo pensaba -para qué si lo pasó falta (pero en fin esto creo que también daría para un post, jejeje)

    Como sabes siempre he querido tener al menos dos, pero me da un pavor… la economia familiar no es muy boyante, pero supongo que con recortes de aqui y de alla (no creo que sea un super gasto más el mantener a dos pequeñuelos no sé), organización me digo. Pero supongo que mi miedo sea más a nivel emotivo, el miedo de desatender a Cachorro para ocuparme del bebé, el miedo a los celos, el miedo al que me de otro bajo emocional ahora que estoy recuperandome del primero…. no sé.

    Tu post me anima mucho hacia la reproducción, Gracias!!!

    • Responder
      golosi
      16 julio, 2012 at 07:30

      Jajaja, entonces si con el primero ya ibas relajada en ciertos temas con el segundo va a ser coser y cantar, jaja. Lo de "le viene bien" da mucho para que hablar y no voy a entrar en ello ahora.
      Lo más importante de ir a por un segundo es que los dos estéis de acuerdo, tengáis ganas, estéis dispuestos a sacrificaros económicamente si es el caso… pero lo dicho, los dos, si no por supuesto que se hace duro.
      Un besote gigantón

  • Responder
    Peineta,pintxos y mi monillo
    16 julio, 2012 at 07:23

    Que bien volver a leerte. Yo todavía no me animo a por el segundo, eso si de todo lo que he leido me mola mucho eso de no tener depre postparto y que te tomas todo con más relajo, aunque conociendome y si por fin es niña, me da que en mi caso recibirá las misma antenciones que el primero jijiji

    Pero de todos modos todo lo que cuentas me suena, tengo muchas amigas que dicen lo mismo, eso sí lo de la cuna ya os vale ;-))

    • Responder
      golosi
      16 julio, 2012 at 07:32

      Jajaja, lo de la cuna es que fue todo lo opuesto a lo que hicimos con Miss, de un extremo a otro.
      Yo también me alegro de volver a verte por aquí, reina. Un besote

  • Responder
    trybeca trybeca
    16 julio, 2012 at 08:56

    Ay, Golosi, qué valiente eres¡. Me encanta que desdramatices, que eso seguro alienta a algunas. Al menos con el segundo ya tienes las mañas aprendidas. Mi abuela materna tuvo 13 hijos, seguro que el último se cambiaba solo los pañales (te imaginas?).

    besotes¡

    • Responder
      golosi
      16 julio, 2012 at 15:59

      13 hijos? Madre mía, el último debío hasta hacerse solo las ecografías, jajaja.

      Un besote

  • Responder
    La esposa de su hijo
    16 julio, 2012 at 12:12

    Golosi, suscribo todo lo que has escrito, letra por letra.

    Con el primer hijo, cuando preparas la bañera, vigilas bien la temperatura del agua, metes el termómetro de baño para asegurarte que está a 37º.
    Con el segundo hijo, llenas la bañera mientras recoges ropa, limpias el lavabo de restos de pasta de dientes, cuando está llena, metes la mano, a lo sumo el codo, y los niños para dentro.
    Con el tercero, le dices al mayor que llene la bañera, y metes al pequeño si llora lo sacas, el agua está caliente o fría de más.

    Buen día.

    • Responder
      golosi
      16 julio, 2012 at 16:01

      Jaja, lo del tercero no lo sé, pero el primero y el segundo tal cual.
      Gracias por pasar, guapa.

      Ah! Que sepas que he recibido la alerta de tu comentario mientras leía los 3 últimos posts de tu blog, que lo tenía atrasado.

  • Responder
    Martina Calzada
    16 julio, 2012 at 16:28

    Hola guapa!!

    Pues yo lo que cuentas que hiciste con Miss, no lo hice ni con Carmen, mi hija mayor. Supongo que también tiene que ver las circunstancias familiares de cada uno. Tanto mi marido como yo somos los hijos pequeños de nuestras familias y con años de diferencia, así que para cuando nació nuestra hija mayor ya había tres niños en cada una de las familias, es decir seis sobrinos por delante contando los de las dos partes. Así pues ni siquiera los abuelos están tan superchochos como yo recuerdo que ocurrió con mi sobrina mayor, cuando yo tenía 18 años y por lo tanto si la gente de tu alrededor no está así también te ayuda a ti a tomar todo con más naturalidad, unido también a que somos padres jóvenes que yo creo que también influye, no sé si quizás la inconsciencia de la juventud ayuda o que, pero personalmente creo que es mejor que andarse con mil remilgos que atontamos a las criaturas.

    • Responder
      golosi
      16 julio, 2012 at 21:04

      Bueno, y eso que de los padres que nos rodean o han rodeado hemos sido de los menos maníaticos. Si vieras lo que hay por ahí… jejeje.
      Y lo de los abuelos… eso sí que es para contarlo a parte. Súperchochos es poco, sobre todo por parte de mis suegros.

      Gracias por comentar guapa. Un besote

    • Responder
      Martina Calzada
      17 julio, 2012 at 08:25

      Bueno, Bueno, estoy contigo, hay cada m(p)adre "pesa@" que lo flipas 😉 y sí, a la gente le encanta quejarse y decir que es horrible, etc, etc Para mi es más de lo mismo. Lo único que encuentro con mayor dificultad es que antes a la mayor la podía encasquetar con cualquiera, total es sólo una y se porta a las mil maravillas. Pero ahora con dos cuando tenemos que hacer algo, me da cosilla, así que es más complicado, intentamos diversificar para no saturar a la gente. Y lo que contabas de limpiar el chupete chupándolo es algo que a mi me parece repugnante, lo mismo que darse besos en la boca con los hijos y hermanos, es algo que no entiendo.

    • Responder
      golosi
      17 julio, 2012 at 08:42

      Upps, nosotros los besos en la boca sí, pero sólo piquitos, claro. Intenté dejar de hacerlo pero nada. Lo que sí le recalco es q sólo con nosotros.
      Veo más asqueroso lo del chupete, con el intercambio de fluidos y todo, buaj! Pero vamos, que he escuchado varias veces a mamás que piensan lo mismo de los besos. Y vamos, quien haga lo del chupete pues imagino que lo verá como normal y genial. Cada una tenemos nuestras manías.
      Bs y gracias de nuevo :-)

  • Responder
    OLGA
    16 julio, 2012 at 19:34

    Totalmente de acuerdo contigo, con el primero se hacen una serie d gilipolleces que can el segundo ni de coña, y se dice por ahí, que los terceros se preparan solos el biberón…..jajaja, como decía un amigo mio que tiene tres: no es que el tercero sea mas bueno, es que nosotros somos menos tontos.

    • Responder
      golosi
      16 julio, 2012 at 21:06

      Pero cómo me ha gustado lo que dice tu amigo; con tu permiso y/o el de tu amigo, lo copiaré en más de una ocasión 😉

      Un besazo y gracias, amiga de vestido chuli 😉 (ibas muy guapa)

  • Responder
    Laura Muñoz
    17 julio, 2012 at 11:32

    hola guapa !!!!
    de momento aún no tengo 2 críos… pero a veces me pongo a pensar, y sé que no sería tan maníatica.
    Creo que no por ponerle antes en la cuna, el nombre en la puerta o ponerlo más tarde le queramos menos o le pongamos menos ganas… ya se toma el asunto con mas calma pq por eso tenemos experiencia.
    Con Leo al principio era un no parar, todo siempre listo… ahora me he relajado, pero almenos no voy de culo. Y creo que así debe ser, o nos volvemos locos todos.
    Un besote guapa !!!!

    • Responder
      golosi
      17 julio, 2012 at 12:02

      Veo que coincidimos ;-). Nada de volvernos locos, hay que tomarse las cosas con más calma y dejar los nervios y la energía para cuando sea realmente necesario.
      Un besote y gracias por pasar.

  • Responder
    Chica Perika
    17 julio, 2012 at 12:45

    Qué bueno leerte! Yo que tengo el segundo en el horno, confieso que lo que me preocupa es el tema del sueño. He pasado tres años de mil despertadas (a veces incluso cada 45 minutos!) y me da pavor volver a pasar por eso. Pero por lo demás no estoy tan preocupada, quizás porque veo a mis amigas que tienen un segundo que están más relajadas en todo.
    Creo que es un tema de la diferencia de edad entre ellos, no? Si son muy cercanos es más difícil.
    Como decía, estoy animada, aunque con sueño de sólo pensarlo…

    • Responder
      golosi
      17 julio, 2012 at 12:53

      Pues sí, imagino que el aspecto "diferencia de edad" influye bastante.
      Ya estabas embarazada en el #15J, no? Es q me suena. Pero enhorabuena igualmente, jeje.
      Lo del dormir mal… ahí no puedo aliviarte ni dejar de hacerlo, pq no lo he pasado, salvo contadas y puntuales ocasiones.
      Un besazo y gracias por pasarte y comentar

  • Responder
    desmadreando
    17 julio, 2012 at 13:06

    Oiga pues si que me anima—aunque déjeme le digo que una de las razones también por esperar un poco más es por disfrutr esta dupla, la complicidad de ser sólo dos, de que tenga TODA mi atención…si es que las madres nos han mentido- el primero es el primero, esa relación es imposible de volver a vivirse. No quiere decir que lo quieras más pero sin querer te entregas a tope. Con el resto hay que salir a flote.
    Ya te contaré- espero yo- mi experiencia con más. Un besazo

    • Responder
      golosi
      17 julio, 2012 at 15:18

      Coincido en que no es lo mismo. No se trataade querer más, no tiene que ver con eso. Se trata de la disponibilidad y la inexperiencia.
      Espero que me cuentes llegado el momento 😉
      Gracias por pasar y comentar, guapa. Bs

  • Responder
    Jenni Peña
    17 julio, 2012 at 13:09

    Pero con dos tirandote de la falda a la vez, con uno gritando mas fuerte q el otro para q le oigas mas. Con dos siguiendote x toda la casa:" mama, mama, mama. Yo al curriqui de mama, no yo. Q me vista mama a mi, no a mi…."
    Con dos pegandose todo el dia, es para pensarselo.
    Tu tienes chico y chica y ademas la chica es la mayor. Si tienes dos chicos la historia se ve de otra persoectiva. A mi la crianza me ha ido fenomenal, ademas q yo eso de jugar a cambiar pañales dar de comer, baño, pasar noches reguleras, etc me encanta. De echo mi pequet tiene 19 meses y ya echo de menos un bebe.
    Pero q nada os eche atras, un niño es un tesoro q te hace hace muchas veces ver la vida desde sus ojos q es el mejor modo de hacerlo.

    • Responder
      golosi
      17 julio, 2012 at 15:23

      Pues quizá influya que la niña sea la mayor, no sé.
      En mi caso la verdad es que nunca eché de menos tener un bebé; he ido disfrutando cada día más de cómo ha ido creciendo mi niña. Quizá ahora soy más consciente de que casi seguro que no volveré a vivir la experiencia de tener otro bebé, pero al igual que con la nena, me encnata ver cómo va creciendo el peque. Cada momento tiene su encanto y es genial compartirlo, verdad?
      Me ha encantado lo último que dices; cuánta razón tienes.
      Un besote y gracias por pasar.

  • Responder
    entremadres
    18 julio, 2012 at 07:07

    Hola guapa, llevo varios días por escribirte en el post. Me ha gustado mucho por motivos que no desvelaré, jeje. Me imagino que esto nos pasa a todas. De hecho en cuanto el bebé cumple seis meses ya se nos pasa la fase más aguda este proceso. Muchos besos

    • Responder
      golosi
      18 julio, 2012 at 07:44

      Ay mare! Eres Cruz? Motivos q no desvelarás? jijiji, qué ilu que creo por dónde vas. Yo me callo la boca por si acaso.

      Un besote y mil gracias por pasarte por aquí; me ha hecho especial ilusión :-)

  • Responder
    Blue Vintage
    18 julio, 2012 at 09:27

    Ayyy, espero que lo mismo me pase a mi, en cuanto a ser práctico digo. con la primera me compliqué mucho la vida, artilugios de todo tipo, esterilización, miles de chupetes en burbujas asépticas y kilos y kilos de crema para el culete! Con la segunda tengo claro que de esterilizar lo justo, chupete al grifo y artilugios los mínimos. Es increíble lo que no parecemos al final, jajaja! desde luego, el embarazo es totalmente diferente, porque para empezar la mayor parte del día ni me acuerdo de que estoy embarazada.
    un beso!
    Laura

    • Responder
      golosi
      18 julio, 2012 at 09:44

      Ay! Eso me pasó a mí, que en el segundo ni recordaba que estaba embarazada.
      Y de artilugios innecesarios tengo el trastero lleno 😉

      Gracias por pasar por aquí. Besos

  • Responder
    Laura Base Echo
    19 julio, 2012 at 10:28

    Te veo muy organizada :). Al leerte he recordado una frase que me dijo mi pediatra una de las veces que fui desesperada porque Eva estaba siempre mala. Reproduzco la conversación:
    Yo: Pero esto cuándo va a acabar? es que es un problema detrás de otro la niña siempre tiene algo!!! Estamos agotados
    Respuesta del pediatra: Ten otro hijo

    Bxssss

    • Responder
      golosi
      19 julio, 2012 at 10:53

      Jajajajaja, me encanta tu pediatra :-)
      Un besote reina

  • Responder
    samy
    20 julio, 2012 at 06:40

    me encanta tu post!!! realmente pense k yo era la unica que con el segundo parecia todo "como si se lo hiciera el" pero al meno sse k es algo generalizado. tienes una seguidora mas!!! un beso

    • Responder
      golosi
      20 julio, 2012 at 10:20

      Gracias guapa! Qué ilusión leer comentarios así de gente nueva.
      Un beso y gracias

  • Responder
    lareinabruja
    2 agosto, 2012 at 12:49

    Qué te voy a contar yo que pasé de una a tres!!! Se multiplica la paciencia, eso sí….. pero por lo demás no. Creo que hasta te organizas bastante mejor!! Cuando llego al cole con las tres, muchas madres me sueltan: ufff, tú con tres llegas cada día "puntual" y yo con una siempre tarde… Es que claro, vamos a ritmo militar y así cualquiera…..

    Y te doy la razón en todo lo que cuentas, acabas pasando de todo y más….. te preocupas la mitad y salen igual de sanos y bien alimentados….. lo único que el llanto o el mami a trío no mola nada!!

    Por el resto….. a por el tercero! ;-DDD

    Besos brujeriles!

    • Responder
      golosi
      6 septiembre, 2012 at 12:22

      Jajaja, a por el tercero… no creo. Me gustaría por el jaleíllo, por la felicidad que te traen los niños. Pero está el tema económico, tendríamos que renunciar a ciertas cosas y no lo vemos. Además ya el segundo hemos notado que la paciencia no es la misma, ciertas cosas se nos hacen más cuesta arriba, aunque haya otras que lo compensen, claro.
      Y el parto. Sólo pensar en volver a pasar ese dolor me estremezco. Pero vamos, que no lo descarto 100%, al menos hasta que mi costi se haga la vasectomía, jeje.

      Se me había pasado responder este coment, sorry. Bs golosos

  • Responder
    La niña sin nombre
    3 agosto, 2012 at 17:25

    Hay que seguir tus consejos Golosi!!!! Y no me pueden gustar más los nombres de los peques, preciosoooossss!!!
    Disfruta de las merecidas vacaciones!

    • Responder
      golosi
      6 septiembre, 2012 at 12:23

      No había visto este comentario O_O.
      Oye, pues me alegra que te gusten los nombres, jeje.
      Un besote grandísimo

  • Responder
    Cuentos de amatxu
    11 diciembre, 2015 at 23:00

    Hola! pues mira, estos son el tipo de posts o de cosas que una necesita leer u oir cuando va a tener el segundo, o cuando se lo está planteando. Testimonios reales que no ven todo negro y te hacen ver que con dos no es todo tan horrible como te lo quieren hacer pintar…gracias por el post!!!

    Besos

    • Responder
      Noelia - Golosi
      13 diciembre, 2015 at 00:08

      Horrible para nada. Claro que hay más faena, eso es innegable y lógico, pero no el doble y menos aún el triple, porque solemos ser más prácticos y tenemos menos tonterías. Verás como va todo genial :)

    Agradezco tu comentario