Inicio » En familia » Vacaciones en el Cámping Bungalow Park de Cerdanya
En familia

Vacaciones en el Cámping Bungalow Park de Cerdanya

Vacaciones con nños en un cámping bungalow

Sigo de vacaciones, os acordáis? Y aun me queda medio mes… envidia? jajaja. Que no, que no vengo para eso.

Ya conté mis planes vacacionales en el anterior post y mi idea era hacer otro allá por septiembre contándoos cómo habían estado las vacaciones al completo; pero me ha gustado tanto el primer destino que creo que es justo dedicarle un post en exclusiva, y así os enteráis todos bien y quizá hasta os pica el gusanillo y lo probáis. Os aseguro que es un acierto para ir de vacaciones con niños.

El primer viaje de estas vacaciones ha sido a La Cerdanya, en Los Pirineos. Partimos el viernes día 3 y ya nada más salir… anécdota al canto: se nos abrió el maletero en la autopista, en marcha!. Imaginad nuestras caras y luego nuestras risas, ya que afortunadamente no ocurrió nada ni perdimos nada por el camino. Viendo cómo llevábamos el maletero seguro que no os extraña, ni que se abriera ni que no cayera nada – Papagoloso hizo un tetris con las maletas y bolsas -.

vacaciones con niños
Foto de antes de salir; lógicamente no aprovechamos el percance para sacar la cámara

Bajada la puerta del maletero y retomada la marcha, a las tantas horas llegamos a nuestro destino, el Càmping Bungalow Park Cerdanya, en Prullans, provincia de Lleida. Nos alojamos en uno de sus bungalows junto a mi buena amiga Ca & family, que llegaron algo antes que nosotros – en total éramos 4 adultos, 2 niñas y 2 bebés -. Bueno, nunca imaginé que la experiencia en este tipo de alojamientos pudiera resultar tan satisfactoria. El espacio era el justo, ni más ni menos, ya que con sus tres habitaciones y media nos dio para dormir todos y hasta para colocar todas nuestras pertenencias, que como habéis visto no eran pocas – ellos no iban tan llenos pero casi -. Contratamos el bungalow más grande, el Canigo, concretamente el tipo F, que “venden” como para 8 personas, sin embargo hay camas para ocho personas y sofá-cama para dos más, además de las cunas que nos pusieron para los bebés y que no nos cobraron – al igual que las sábanas y toallas; gracias por el detalle, de verdad que no podemos tener queja -. Vamos, que el espacio está bien como digo; la primera noche hasta se quedó otra de nuestra amigas, Ra, con marido e hijo y no hicimos uso del sofá; nos apañamos bastante bien, aunque también es verdad que para una noche, porque para una estancia más larga podría resultar algo agobiante tantas personas en un sólo bungalow. La terraza espaciosa, con la mesa y las sillas, que es donde hacíamos vida – salvo Papagoloso, que vivía casi exclusivamente para las Olimpiadas -. Y el jardín con barbacoa fabuloso; las niñas jugaban en él y los padres hacían ricas barbacoas.

Uno de los días fuimos a Andorra de compras, donde triunfamos en el Canadá House con rebajas del 65% y el 75%; 17 prendas por 95 €, no digo más.

vacaciones con niños
Sí, hay un estampado que se repite mucho, pero es tannnnn mono

Otro de los días lo pasamos en La Molina, en su ParcAventura. El año pasado estuvimos allí de vacaciones y fue todo un éxito sobre todo para Miss, que disfrutó de lo lindo y nos sorprendió con su atrevimiento – porque Míster poco podía hacer con dos meses no cumplidos -, así que este año quisimos repetir aunque fuera un día, aprovechando que íbamos con su amiga Ab. Tirolinas, estructuras entre árboles, tubbing y castillos hinchables hicieron las delicias de las niñas y los sofocones de los padres, porque vaya día de calor más tremendo.

Y el resto de días, salvo salidas a algún pueblo cercano, los pasamos en el cámping. Piscina. Taller de manualidades para las niñas. Piscina. Columpios. Piscina. Juego en la hierba. Piscina. Granja. Piscina. Paseo en pony. Piscina. Gimkana para las niñas. Piscina. Ping-pong. Piscina. Piscina. Piscina. Y había muchas otras cosas organizadas en las que no participamos, como karaoke, bailes o campeonato de pingpong. Las tardes eran para siesta, bajar a la piscina y, mientras los adultos preparábamos la cena, Papágoloso retomaba su sesión olímpica y las niñas hacían manualidades en la terraza – llevamos barro, pinturas, maquillaje de carnaval, pegatinas… – o jugaban a cualquier cosa.

La experiencia de compartir vacaciones con nuestros amigos también ha resultado excelente. Ca es una persona que lo pone todo tan fácil que es difícil que la convivencia no funcione, al menos por su parte. Y no es amor de amiga, que también. Y Ar, su marido… pues qué voy a decir, es un encanto, siempre dispuesto y colaborador. Y sus niñas pues mejor imposible; Ab tiene 4 meses más que Miss y se adoran, y Ad es dos meses menor que Míster, así que las dos familias llevamos el mismo ritmo. No es la primera vez que hacemos salidas juntos, pero sí ha sido la más larga; el resto de ocasiones se ha limitado a findes rurales con el gueto al completo – 12 adultos, 3 niños pequeños y 5 bebés, el sexto en camino -.

Pensaba dedicar un post al episodio de adicción olímpica que ha sufrido mi marido y, por ende, los demás, pero no lo haré. Bastante he padecido ya por mí y por mis amigos, pero sé que Papagoloso no puede evitarlo y aun así renunció a ver alguna cosa; yo sabía lo que había nada más conocerlo y aun así me casé con él, jejeje. Aprovecho estas líneas para agradecer a Ca y a Ar su comprensión.

 

Puede que también te guste

8 Comentarios

  • Responder
    cruz
    19 agosto, 2012 at 19:13

    Me apunto la sugerencia. Tiene muy buena pinta.
    Lo del
    Maletero me
    Pasó también una vez, sin consecuencias. Pasadlo bien el resto de las vacaciones por el sur. Besitos

    • Responder
      golosi
      20 agosto, 2012 at 14:56

      Jolín, veo que lo del maletero es más comíun de lo que pensaba, menos mal, jajaja.
      Una pena no coincidir en mi destino actual, a ver el próximo año 😉
      Bs

  • Responder
    Lucia
    19 agosto, 2012 at 21:59

    La verdad es q os lo estáis pasando muy bien por lo que cuentas y lo del maletero, por suerte, es una anécdota para contar…
    Bueno a seguir pasándolo muy bien y a disfrutar de Almeria , q es el siguiente destino, así que ya nos contaras tus experiencias de vacaciones.
    Saludos ,

    • Responder
      golosi
      20 agosto, 2012 at 14:59

      Gracias guapa! Llevamos tres días en Almería y muy bien. Mírame si no, aquí conectada mientras marido e hijos siestean, jejeje.
      Saludos y gracias por pasar :-)

  • Responder
    mariapagar
    20 agosto, 2012 at 11:16

    Pues sí que te lo has pasado mal, ¡jaja!

    Lo del maletero le ocurrió a mi cuñado con sus amigos, yendo a entrenar a un pueblo… No tuvieron tanta suerte, ¡perdieron todas las bolsas!

    • Responder
      golosi
      20 agosto, 2012 at 15:00

      Fatal! No sabes cuánto… jajaja
      Vaya gracia lo de tu cuñado O_O, pobres.
      Un besote!

  • Responder
    Mama medusi
    20 agosto, 2012 at 16:51

    Que buena pinta tiene tu destino vacacional! Ay madre y lo de las maletas, menuda amécdota! Me consuela ver que los maleteros del resto de familys se parece al nuestro, no cabe ni un alfiler mas!
    Me alegra que lo hayas pasado tan bien y que sigas disfrutando :)

    • Responder
      golosi
      6 septiembre, 2012 at 12:24

      Lo de los maleteros es un sin-remedio. Veo que es común a la especie 😉
      Bs

    Agradezco tu comentario