Inicio » En familia » Pon un pueblo en la vida de tus hijos
En familia Maternidad

Pon un pueblo en la vida de tus hijos

pon-un-pueblo-en-tu-vida

Este puente pasado, que aquí empezó el viernes por ser 9 de octubre, Día de la Comunidad Valenciana, lo hemos pasado con amigos en EL PUEBLO. Ya había estado con los niños, pero eran más pequeños y no tenían conciencia ni de pueblo ni de lo que para mí significa. Pero ahora he podido explicarles, sobre todo a Marcela, que es donde nació mi padre, su abuelo; que ahí es donde yo pasé los veranos de mi infancia, rodeada de primos y tíos, y de mis abuelos paternos; que esa casa es de la familia y, por lo tanto, también nuestra, o que la primera vez que me hice el esguince en el pie izquierdo fue caminando por sus calles.

Casa de pueblo familiar

Cualquier rincón, cualquier persona y cualquier olor allí evocan mi infancia. Recuerdos de veranos en familia; familia numerosa llena de primos compartiendo habitaciones, baños, ropas y mesa. Recuerdos de veranos correteando y del resto del año enviando y recibiendo cartas de mis amigos. Recuerdos de infancia que con los niños son más intensos, más certeros.

rio-mundo

Hicimos excursiones, como al Río Mundo, muy recomendable si viajas con niños a Albacete, y también fuimos a Almansa. Pero sin duda, lo mejor fue volver a subir al Castillo, donde igual hacía más de 15 años que no subía, a pesar de que “mi” casa está a sus pies. Ni indicaciones, ni vallas protectoras, ni bancos, ni vistas de molinos, ni accesos alternativos, ni murallas arregladas, ni carteles-murales explicativos. Nada de esto había la última vez que subí al Castillo. Me encantaba hacerlo de niña, y casi me avergüenzo pensando que ahora, echando la vista atrás, pondría el grito en el cielo si mis hijos subieran en las condiciones de entonces.Volví a subir hasta arriba y me sentí feliz, muy feliz, recordando sentimientos de cuando era pequeña y viendo a mi hija disfrutar aun más de lo que lo hacía yo entonces. Ese aljibe profundo sobre el que mi padre me contaba cómo se bañaba con sus amigos, hoy vallado para evitar riesgos. Esa virgen coronando el Castillo, que me sigue encogiendo el corazón, porque ahora no le atribuyo simbolismo religioso, sino símbolo de un lugar e imagen de buena parte de lo mejor de mi infancia.

castillo-pueblo

Mis hijos se están criando en la ciudad. Es verdad que viajamos y en ocasiones lo hacemos a lugares rurales, pero su conciencia es urbana, igual que su ritmo, su pensamiento y su corazón. Y no es que pretenda que no sea así, eso dependerá de ellos, pero no negaré que sí me gustaría que al menos en parte sintieran pertenencia a El Pueblo. En los pueblos la vida es muy distinta a las ciudades y quiero que mis hijos puedan vivir ambas. Sé que no lo harán como lo hice yo, porque mis vacaciones eran casi exclusivamente allí, durante al menos un mes en verano, y ellos, con suerte, irán unos pocos días cada año. Pero solo con que un día hablen con orgullo del pueblo de su abuelo y sean ellos los que deseen ir, estaré satisfecha.

Seguro que muchos de vosotros os sentís identificados.

 

Puede que también te guste

10 Comentarios

  • Responder
    Jennifer
    16 octubre, 2015 at 07:30

    Ayyy… los pueblos… a mí me pasa igual. De pequeña el verano lo pasaba en el pueblo, en Cáceres, y aunque seguimos teniendo la casa ya no es lo mismo ni vamos tanto. Si no fuera porque el trabajo es el trabajo y lo tengo en pleno centro de Madrid me iría sin pensarlo a vivir a un pueblo para que mis hijos pudieran criarse ahí.
    Por cierto, vaya fotos bonitas, se ve una zona preciosa.
    Un abrazo.

    • Responder
      Noelia - Golosi
      25 octubre, 2015 at 23:47

      Gracias Jennifer!
      Lo de vivir en un pueblo yo no sé cómo lo llevaría; desde luego tiene sus pros y sus contras :)
      Saludos.

  • Responder
    aurelia
    16 octubre, 2015 at 08:42

    a mi tambien me gustan… si has pasado buena infancia te dejan unas mriposillas en el estomago de satifaccion e ilusion. Todo se remueve y los recurdo te empujan a sonreir. Es genial.!

    • Responder
      Noelia - Golosi
      25 octubre, 2015 at 23:48

      Es verdad Aurelia; todos los recuerdos que tengo del pueblo me sacan una sonrisa.
      Gracias por pasarte :)

  • Responder
    jorge
    16 octubre, 2015 at 10:03

    Noelia, me ha encantado tu nuevo post, ojala todos tuviéramos una casa en un pueblo para poder disfrutar de lo que se vive allí. Ya me llevaras y así conoceremos más a la NOELIA rural jajaja.

    • Responder
      Noelia - Golosi
      25 octubre, 2015 at 23:48

      Ya sabes que cuando queráis :)
      Un beso.

  • Responder
    remorada
    16 octubre, 2015 at 10:40

    qué lindo! yo también tengo familia en Albacete ^^ aunque conozco muy poco de los alrededores, tengo ganas de hacer más excursiones por allá!

    • Responder
      Noelia - Golosi
      25 octubre, 2015 at 23:50

      Mira que he ido años, toda mi infancia, y tampoco conozco mucho de por allí. Era más de estar en el pueblo jeje. A ver si arreglamos la casa y vamos más, entonces sí iremos de excursiones :).
      Gracias por pasarte guapa.

  • Responder
    Marta Dixital
    16 octubre, 2015 at 15:20

    Hola: conocer el pueblo de nuestros antepasados es una experiencia muy enriquecedora. Acabo de descubrir tu blog y me gusta mucho la variedad de temas que tratas en relación con los hijos y la maternidad. En este momento tengo un blog dedicado a los jóvenes y nuevas tecnologías que te invito a visitarlo: http://cativodixital.blogspot.com.es/ . Si quieres seguimos en contacto. Yo ya me hice seguidora de tu blog.

    • Responder
      Noelia - Golosi
      25 octubre, 2015 at 23:55

      Hola Marta! Mucas gracias por el comentario, me encanta ver gente nueva por aquí :). Tu blog me ha parecido muy interesante; no dudes que iré visitándote :)
      Saludos.

    Agradezco tu comentario