Inicio » Maternidad » Carta de deshonor. O la necesidad de un doudou.
Maternidad

Carta de deshonor. O la necesidad de un doudou.

calo

Querida amiga Rubi,

Te escribo estas líneas para confesarte que te he fallado, que mi promesa se ha ido a fer la mar y que eso de que a tu retoño no le va faltar de nada cuando llegue a este mundo loco quizá sea cierto, pero no gracias a mí. Sí, amiga Je, es así, sabes que nunca miento y no iba a hacerlo hoy.

¿Que por qué te digo esto precisamente ahora, a un mes escaso de que nazca el pequeño Teo? Pues porque es cuando se ha dado la circunstancia, tras las vacaciones; no creas que te llevo engañando mucho tiempo. Es ahora cuando mi orgullo y mi creerme perfecta se han visto aquejados, y sin necesidad de mirarme al espejo, que para eso soy madre.

Tranquila, no es que no vaya a cumplir con la ley no escrita del gueto en lo que a regalos de recién nacidos se refiere, nada de eso, que no soy tan ruin. Y mira que total yo ya he cobrado los que me tocaban y podría darme el piro sin que mi bolsillo se viera afectado, pero como es de bien nacida ser agradecida – o eso dicen -, la opción de hacerme la longui y no agasajar al próximo miembro guetil ni se me ha pasado por la cabeza, ni un poquito, en serio. Bueno, sí, pero sólo en un suspiro cortito y mientras voy escribiendo la presente. ¿A qué viene esa expresión? Vamos, no hará falta que te cuente que es una forma de hablar escribir. Tú mejor que nadie sabes que para mí nuestra amistad es algo imprescindible y que tu bebé va a significar en mi vida como un sobrino, o más, y que si de su tía yo depende, nunca le faltará de nada. Ups! – guantazo en la boca que me doy -, que eso ya no puede ser, que ya no lo cumplo; de eso trata esta carta, si es que me voy por los Cerros de Úbeda y pierdo el hilo y hasta el sentido.

A lo que iba, que a este paso lo que empecé como una nota confesional va a acabar como el Testamento, no sé si el Nuevo o el Antiguo – que ya sabes que no entiendo -.

¿Recuerdas el día que te lamentabas de no haber encontrado calos – doudous o trapos de compañía para el resto de lectoras – como los que regalaste al nacer a Miss, Ma y Ab? Que te gustaban mucho y querías un par iguales para tu bebé, por eso de tener de quita y pon, ¿recuerdas? ¿Y recuerdas que dije yo? ¿Acaso me callé o simplemente te dije “sigue buscando” cual palo de helado? Noooooooooo, pa’qué iba yo a ser tan precavida, que sabiendo que Murphy existe bien podía haberme callado, digo yo. Pero no, qué mejor que ofrecerte el calo de mi niña.

No hace falta, miraré en el Textura, que igual les queda algo parecido

– ¡Anda! Tranquila, yo te doy el de Miss, que está nuevo; si ella siempre ha pasado de trapitos, calos e historias de esas, que no había forma de pequeñina. Y Míster… ¡bua!, no te preocupes, que él con su trapito de gasa va más feliz que una perdiz. Si tiene varios calos y pasa de ellos. Lo que yo te diga, que la próxima quedada te lo traigo, y no hay más que hablar.

¿Recuerdas?

Pues olvídate. Que te lo estoy diciendo, que no soy mujer de palabra. Bueno, eso y que Miss ha descubierto a sus cuatro años una nueva necesidad vital a la hora de dormirse. Necesita su calo. Y no cualquier calo; ha de ser ese.

Sí, mamá, ese blanco que tenía un conejito que vi una vez en el cajón del armario, ¿te acuerdas? Tiene que estar

– O_O

 

El objeto que me ha hecho perder mi honorabilidad

Imagino que la fiebre por el calo no perdurará eternamente, ni siquiera creo que llegue al nacimiento de Teo. Vamos, en cuantito asimile nuevas experiencias y deje un poco aparcados los recuerdos de las vacaciones con su amiga Abril – NoSinMiCalo la llaman – verás que da puertas al susodicho. Pero claro, la poquita honorabilidad y orgullo que me quedan no me permiten obsequiar al recién nacido con un trapo sobado, arrastrado, chupado y relavado.

Sigue buscando


Puede que también te guste

14 Comentarios

  • Responder
    Mama medusi
    1 septiembre, 2012 at 12:28

    Hola Golosi! pues en mi caso, si y mil veces si! mi peque necesita su mantita, así la llamamos, para dormir. Me acabo de enterar que también se le llama dodou gracias a tu post!
    Mismamente, ayer noche, no se dormía como habitualmente, y después de subir a su habitación e intentar consolarle, me pidió la "tita"… y ya caí yo en que no le había metido en la cuna su mantita querida! fue dársela, y dormirse al instante.
    Así que por casa tenemos 8 o 9 mantitas, eso sí, lo bueno es que no hace distinción.
    Muy chulo el post, e imagino que tu amiga te perdonará :)

    • Responder
      golosi
      3 septiembre, 2012 at 23:10

      Jajajaja, mi amiga se meaba de risa leyendo el post, y para eso lo escribí. Ni se me pasó por la cabeza que se molestara por algo así, era ironía. Un post coña.
      Gracias por pasar reina 😉

  • Responder
    Monica Lady Pink
    1 septiembre, 2012 at 13:04

    Principe tiene una especie de mantita, supongo que tambien sera un doudou, aunke nunca oí ese nombre. lo llamamos "apu" porque lleva la cabeza de winnie de pooh y jamas se duerme sin el. que decirte que en casa tengo dos, en la de mi madre una y la de mi suegra otro y ademas uno que se quedo nuevo nueviiisimo (lo compre porque se nos perdieron los de casa, aunke antes de caer la noche los encontramos pero antes fui de urgencias a comprar otro) y ese ultimo lo tengo bien guardadito. lo tiene desde que tenia 4 o 5 meses, que lo vio en kiabi y se encapricho, y la verdad, es la mejor compra que he hecho, jeje.
    no eres mala amiga, no podemos controlar a nuestros hijos…ya veras como a miss se le pasa pronto todo.

    • Responder
      golosi
      3 septiembre, 2012 at 23:12

      Otra que ha creído que iba en serio, jajaja. Claro que no soy mala amiga por eso, ni lo pienso yo ni lo ha pensado mi amiga al leerme; se meaba de risa, y yo no esperaba menos.
      Un besote guapa

  • Responder
    Jaio
    1 septiembre, 2012 at 20:00

    No sabía yo que se llamaban así esas mantitas. Yo compré una porque también había oído que a los peques les encantan, y por ahora está sin estrenar. Casi he sentido el impulso de ofrecértela para tu amiga, pero visto lo tuyo voy a esperar un poco por si las preferencias cambian repentinamente y la peque reclama la mantita. Pero estoy segura de que tu amiga cuando vea la foto del post, viéndola dormir tan agusto junto a la mantita, no necesitará ninguna explicación más. ¿Habéis probado a comprarla vía Amazon? Yo compro un montón de cosas para la peque así. La oferta es a menudo más ámplia que en tienda y a veces hasta los precios son mejores (amazon.es, y si no el de UK Amazon.co.uk). Un beso!

    • Responder
      golosi
      3 septiembre, 2012 at 23:14

      Gracias por la sugerencia, pero de verdad que no hace falta. El trapito en cuestión es de Textura y ella quería ese, sobre todo porque era blanco, pero que si no es ese será otro. Era un poco coña.
      Gracias por pasar y comentar :-)

  • Responder
    una bichillo en casa
    1 septiembre, 2012 at 21:32

    Yo tampoco sabía que se llamaban doudou… en mi casa le llamamos "nono", ya sea una mantita, una gasita ambas dos cosas a la vez… la verdad es que mi hija es más de gasita que de mantita… ahora eso si como madre porsi tengo un nono para el carrito, otro para la cuna, y otro en el coche, ah!! y uno porsiacaso en el bolso, vaya a ser que se me olvide el del carrito… ahora eso si no tiene narices la niña a dormirse sin un nono que llevarse a la cara y luego abrazar…
    Seguro que tu amiguisima lo comprende y no te dice nada, siempre puedes regalarle unas gasitas que las hay muy mnonas y de diferentes modelitos…

    • Responder
      golosi
      3 septiembre, 2012 at 23:16

      Hala! Madre mía qué mal escribí el post, jajaja. Ninguna ha "visto" que era en plan coña. Mi amiga se ha pegado unas risas y hasta le ha hecho ilusión.
      Mi hijo también es de gasita y lo bueno es que le da igual una que otra; tenemos de varios colores.
      Un besote!

  • Responder
    Un saltamontes en mi cama
    2 septiembre, 2012 at 12:12

    Supongo que cada niño busca la forma de sentirse más agusto a la hora de dormir. Es lógico, y seguro que lo entenderá. El saltamontes no se despega de su teta, que ya no es mía, y eso sí que es más complicado de prestar.

    • Responder
      golosi
      3 septiembre, 2012 at 23:17

      Vaya que si es más complicado… pero esa al menos sabes que no la pierdes por ahí, jajaja
      Un beso y gracias

  • Responder
    Maria Paradela
    3 septiembre, 2012 at 13:37

    Mi pq lo del doudou (que yo sí sabía que se llamaba así) como que no. Tiene como cuatro y nunca les ha hecho ni caso. Él está pegado a su conejito de peluche, que tengo más miedo a perderlo que a perder la cartera… ¡Suerte a tu amiga en la búsqueda! y verás como te perdona (eso sí, cuando ya sea madre y sepa de qué va la feria. Mientras tanto, no sé yo… ;P )

    • Responder
      golosi
      3 septiembre, 2012 at 23:19

      Como ya he dicho a todas las anteriores, mi amiga se lo ha tomado a coña, que es como lo escribí. Cómo se vaa molestar por eso? Jajajaja, si es que pensé que el post se entendía y veo que no. Igual es para echarme a llorar ;-).
      Un beso guapa y gracias por pasar :-)

  • Responder
    desmadreando
    4 septiembre, 2012 at 21:33

    No puedo creer no se ha publicado mi comentario :( bueno te decía que te ayudamos a buscarlo o algo parecido :) Se ha entendido perfectamente hombre… Murphy es así. Un besote

    • Responder
      golosi
      4 septiembre, 2012 at 22:12

      Lo de los comentarios desaparecidos me sucede a veces cuando comento en otros blogs :-(
      La verdad es que ya dudo que se haya entendido, jajaja. Como he dicho en TW mi problema es que escribo como hablo.
      Besote de vuelta y mil gracias :-)

    Agradezco tu comentario