Inicio » Maternidad » Niño a la cama… de los papás
Maternidad Miss y Mister

Niño a la cama… de los papás

dulces-sueños
Muertica matá, como diría cierta amiga mía. Así es como estoy desde hace varios días. Y no sólo porque me acueste a la 1 ó las 2 ó las 3 de la madrugada (Gracias blog. Gracias twitter. Gracias Reader). Más bien se debe a las malas noches que estamos teniendo debido a los mocos de Míster. Le acostamos y suele dormirse bien, previo Rinhomer y aspiración. Ya antes de acostarnos nosotros hemos ido un par de veces a ponerle el chupete y calmarle, lo que suele costar bien poco (segundos). Pero una vez estamos en la cama… Uff, cuando llevamos tres veces que nos hemos levantado y el ponerle el chupete no funciona, principalmente porque con él no puede respirar ni aun Rinhomer mediante, mi señor esposo y padre de la criatura lo trae a nuestra cama, en un intento por descansar todos. El resto de la noche nos la pasamos entre meneos, chupeteos y recolocaciones, pero desde luego, mejor estamos (los tres). Y algo más dormimos.
Llevamos así varias noches, algunas que a las dos ya está en nuestra cama, otras que ya es por la mañana. Y claro, como madre con sus ex-manías, ex-principios y ex-formadehacerlascosas pues cada vez que ponemos a Míster entre nosotros, me pregunto si estaré haciendo bien. Y a la vez me siento mal por hacerme esta pregunta, porque sé que sí, al fin y al cabo es lo que mi instinto y mi sentido común me dicen. Y mi cuerpo.
Cuando Míster está sin mocos, o estos no le impiden respirar, se mediodespierta, hay noches que varias veces, pero es ponerle el chupete y listo, vamos, ni llega a abrir los ojos. Y aunque así también tenemos que levantarnos, es tan breve el momento que a penas ni nos enteramos. Y eso sí, nos turnamos, que cuando llevo ya dos o tres levantadas y la cosa se repite… patadón a Papagoloso para que tome el relevo. Pero claro, una cosa es hacer un kit-kat de 20 segundos en tu sueño para ponerle el chupete y otra muy distinta tener que moverlo, cantarle, aspirarle, calmarle, cogerlo…
He aquí una de las grandes diferencias entre la primera maternidad y la siguiente, sobre todo referidas a prejuicios. A Miss sólo la metimos en nuestra cama cuando queríamos tenerla controlada por estar malita, o al menos eso es lo que recuerdo. Aun me veo a mí pasando las noches en vela en su habitación, con ella en la cuna o en mis brazos, meciéndola estando yo muerta del cansancio, el sueño y casi la desesperación. Bien es cierto que nunca dejé que llorara mucho, pero tampoco hizo falta trasladarla a nuestra cama (aunque siempre tuve claro que de seguir mucho tiempo maldurmiendo acabaría colechando). Estuve ahí siempre que lo necesitó y no escatimé en darle brazos ni acompañamientos, pero en su cuarto. Ahora… uff, ahora se me hace cuesta arriba y no soy capaz de ese sacrificio. Con Miss pensaba que el sacrificio era entonces o más tarde y actué en consecuencia.
Ahora no lo tengo tan claro. No tengo claro que por acostar a Míster con nosotros luego no quiera ni ver su cuna. Ni tengo claro que en caso de que eso ocurra suponga un problema para nosotros ni devenga en un desastre familiar-conyugal. Y es que esto no es una regla matemática y no todos los niños ni los padres son iguales. Conozco casos de niños que colechando desde el principio, llegados los 2 ó 3 años se han ido sin queja alguna a su cama. Y niños que durmiendo bien siempre, ha llegado un día que han dicho que querían a mamá y papá para compartir catre. Y niños en los que va a temporadas. Y es que pasará lo que tenga que pasar, pero tengo claro (esto sí) que si doy por hecho ciertas cosas, actuaré en función de esta creencia, no dejando que surja nada de forma natural. Y es que los prejuicios (léase opinión desfavorable inmotivada previamente y sin conocimiento) relacionados con la crianza y la educación suelen causar más bien el efecto contrario a lo deseado.
Pero eso sí, espero que esta rachilla acabe pronto y que una vez desaparecidos los mocos, o al menos esos mocosquenodejanrespirar, Míster prefiera dormir toda la noche en su cuna.

 

Puede que también te guste

12 Comentarios

  • Responder
    MamaCachorro
    2 abril, 2012 at 14:11

    Mucho ánimo y mucha paciencia querida… Mi cachorro con o sin mocos se despierta por la noche reclamando audencia veo con nostalgia los dias en los que yo podia dormir y descansar. Hoy es sin duda uno de esos dias en los que lo extraño pues llevo dos noches sin dormir.
    Si en mi circunstancia meterlo en la cama con nosotros fuera sinonimo de descanso no lo dudaria ni un segundo, digan lo que digan, el amor nunca está de más.

  • Responder
    golosi
    2 abril, 2012 at 21:11

    Estoy de acuerdo. Quizá por eso, de momento, no veo el problema de que Míster duerma con nosotros. Sin embargo con Miss… uff, cuando ha querido acostarse con nosotros ha sido más mayor y es una tortura. Se mueve muchísimo y no hay quien duerma. Aun así de vez en cuando le decimos que si qiuere dormir en nuestra cama, auqnue uno de los dos (suele ser el papi) se va a la de ella.

  • Responder
    MamaCachorro
    2 abril, 2012 at 21:36

    jajajajajaja cuando mi peque se viene a la cama, muy pocas veces porque a él parece no gustarle mucho, siempre Papi se acaba marchando al salón juas juas

  • Responder
    desmadreando
    2 abril, 2012 at 22:15

    La Critter nunca ha querido colechar—no le gusta no tener espacio–ya veremos si de grande. Has probado la cebolla? yo el rinhomer lo uso a toda hora en el día y despues de bañar pero ya cuando la voy a meter a la cuna le corto media cebolla y se la pongo en la mesilla a lado–no sabes lo bien que va (bueno por lo menos a mi me ha dejado dormir) y también le inclino un poco el colchón— suerte y ufff ni me digas que cuando pienso ir por el siguiente digo: ay podreee?

  • Responder
    golosi
    2 abril, 2012 at 22:18

    La cebolla con Miss la utilicé bastante, pero el otro día leí algo en contra, no me preguntes qué.
    El colchón lo tiene inclinado desde que está en la cuna. A ver qué me dice mañana la pediatra.

  • Responder
    migremlinnomecome
    2 abril, 2012 at 23:07

    Dos cosillas… para los mocos, en lugar de Rhinomer, hay un agua de mar que se llama Sinomarín, al 23% en lugar de al 9%, es decir, más concentrada, y con mucho mayor efecto descongestivo.
    Por otro lado, el Vicks Vaporub no se puede usar en niños como todo el mundo sabe, pero Mustela tiene un bálsamo a base de esencias naturales (pino, romero) apto desde el primer día.
    Mi hijo duerme fatal por los mocos, pero con estas dos cosas arreglo algo. Ojalá te sirva 😉
    (y por cierto, acabas de empezar muchacha… yo estuve escibiendo para el aire, sin twitter ni facebook ni ná, durante un tiempo, jaja) Un besazo!

  • Responder
    golosi
    2 abril, 2012 at 23:14

    Mañana la farmacia es mía, gracias.
    (Y gracias por los ánimos)

  • Responder
    chispuncita@hotmail.com
    4 abril, 2012 at 07:57

    Yo también tiro de la cebolla, me voy a apuntar el bálsamo de Mustela, que si lo recomienda la Sra Gremlin tiene que ser bueno!
    Ánimo, yo nunca he llevado a tenedor a mi cama, pero he dormido a los pies de su cuna, tantas noches, que he perdido la cuenta. Cada uno, debe hacer aquello que considera lo mejor!!

    Espero que se recupere pronto!

  • Responder
    golosi
    5 abril, 2012 at 23:42

    Pues eso Vanina, es importantes estar convencida de lo que haces, entonces seguro que está bien.
    Gracias por pasarte por aquí

  • Responder
    Sardinas pero con P
    10 abril, 2012 at 12:12

    Yo jamás había oido lo de la cebolla!! Pero dónde os metéis, almas de cántaro????????

    Lo mio es "aguanta, aguanta", después de dejarle sin tabique nasal…

    Animo, que son días que pasan. Lo bueno es que tienes un gran enterteinment. Nos encanta leerte!!

    • Responder
      golosi
      10 abril, 2012 at 12:17

      Sra. Pardinas, por suerte para mí (pq así puedo trasnochar en la red ;-)) esto ha pasado ya. Hasta cuándo? Pues no sé, pero acabo de darme cuenta de que lleva tres o cuatro días durmiendo del tirón, o casi, y en su cuna

    • Responder
      desmadreando
      19 mayo, 2012 at 14:50

      Querida te hace falta un rato de charlar conmigo para que te cuente de cebollas, collares de ámbar y la madre Gremlin me retire el habla :)

    Agradezco tu comentario