Inicio » Creatividad » Mamá y M con las manos en la masa
Creatividad

Mamá y M con las manos en la masa

2012-02-23-20.38.16

Arrastrada por el deseo de hacer algo nuevo con Miss (debido quizá a un pequeño sentimiento de culpa por no poder dedicarle todo el tiempo que me gustaría y que se merece) y por el orgullo de demostrar(me) que si quiero puedo reducir distancias entre la cocina y yo, ayer me lancé a la piscina, la de la repostería y la de la incertidumbre, esta última tanto por el qué saldrá como por el qué pasará (¿le gustará a Miss la actividad?, ¿le gustará a Mister que le dejemos apartado un rato? ¿seré capaz de no estallar entre harinas, los “yo lo hagoooooooo!!!” de la niña y los lloros del enano?… Ufffffff).

Todo empezó por la mañana, cuando en la oficina, entre proyectos y reuniones, me puse a googlear “hacer galletas con niños”. Encontré una receta que me pareció excesivamente fácil, bajé a comprar los utensilios (moldes cortagalletas y rodillo) y los ingredientes (mantequilla, azúcar glace y harina) y por la tarde, al volver del cole-patio, nos pusimos manos a la masa.

Puesto que mis nociones de cocina no llegan ni a básicas, el primer intento fue fallido; para mezclar los ingredientes utilicé las barillas y en lugar de una masa más o menos homogénea salieron cientos, miles, millones de bolitas con las que imposible hacer una pasta y amasar. Pero… tras releer la mini-receta cinco o diez veces más y comprobar que no se me había escapado ningún ingrediente, caí en la cuenta de que debía deberse a las barillas, así que repetí la operación (mezclar ingredientes) y esta vez lo hicimos con las manos, logrando una masa que ni la Arguiñaño. Ni que decir que Miss encantada con eso de meter las manos en la masa.

También colaboró amasando con el rodillo, pero lo que mejor se le dio, sin duda, fue cortar la masa, para lo que utilizamos unos moldes de figuritas con forma de corazón, elefante, oso, hipopótamo y estrella. Ella cortaba y yo ponía en la bandeja del horno (sobre papel vegetal, que increíblemente ya existía en mi cocina). Mi pequeña decepción llegó cuando vi las pocas galletas que salían, pero bueno, para probar suficiente.

Tras 10 minutos en el horno y el posterior enfriamiento (a la vista no dicen mucho), la primera en probar una galleta fue Miss, y…….. (música suspense)……………….. Ummmmmmmmmmm, riquísima! Bien!

Y yo como en una nube. Que sí, que ya sé que esto lo hacen muchas madres/padres/sin hijos y que es lo más fácil del mundo; pero cuando tu relación con la cocina, sobre todo con la repostería, es escasa pues cualquier pequeña cosilla llena de satisfacción. Y si encima ha significado un buen rato madre-hija pues ya es la bomba.

A ver qué opinan mis chicas del guetto, que este finde vienen a visitarnos. Pero vamos, que les encantarán, si no por el sabor, sí por el significado que saben que tiene para mí el haberlo hecho.

Y la semana que viene nos lanzamos a por el bizcocho o coca de yogurt.

Ah! Decir que de Mister ni nos enteramos, ya que al volver del cole Papagoloso ya estaba en casa, exhausto después de un día de esquí, pero con muchas ganas de estar con sus pequeños. O bueno, quizá no era el plan que tenía.

Puede que también te guste

4 Comentarios

  • Responder
    Sardinas pero con P
    30 marzo, 2012 at 11:49

    Nooooooooo, me ahs salido madre perfectita, no puede serrrrrrrrr!!!!!!!!!

  • Responder
    golosi
    30 marzo, 2012 at 12:16

    Jajaja, ya veo que no has leído el post http://missymistergolosina.blogspot.com.es/2012/03/hoy-hemos-vuelto-adentrarnos-en-el.html
    Gracias por comentar

    • Responder
      golosi
      30 marzo, 2012 at 12:17

      Upps, no sé qué ha pasado con el enlace. Me refiero al post titulado "Hoy"

  • Responder
    desmadreando
    19 mayo, 2012 at 14:36

    Mirate toda una trendymum vamos que seguro apruebas en el curso de la Madre Gremlin :) esos momentazos son únicos y totalmente memorables.

  • Agradezco tu comentario