Inicio » Maternidad » ¿Con los abuelos? ¿O en la guardería?
Maternidad

¿Con los abuelos? ¿O en la guardería?

Abuelos-o-guardería

Pues ahí el dilema, dejar al bebé al cuidado de los abuelos o llevarlo a la guardería. Bueno, dilema para muchas, que no para mí. Y es que siempre lo he tenido claro: guardería. En mi caso nunca he pensado que fuese una decisión a tomar, no me planteaba alternativa aun habiéndola; firme y tajantemente siempre he preferido la guardería, mientras se pueda pagar y no suponga un esfuerzo económico incompensable, obviamente. Esta ha sido siempre mi postura, hasta que me ha llegado el momento.

Tres semanas antes de mi reincorporación al trabajo, reculamos en mi nuestra determinación, hasta entonces intocable, de llevar a Míster a la guardería con 8 meses. Sinceramente, la razón principal que nos llevó a reconsiderar el tema fue económica. Y es que la guarde elegida (la del cole al que va Miss) tiene adjudicado el Bono Guardería, pero para beneficiarte has de matricular al niño bastante antes de empezar el curso escolar, y ese no era nuestro caso, así que nos iba a salir por un pico que, sumado a la mensualidad del cole de Miss, era como pagar otra hipoteca. Y aunque podíamos pagarlo (apunte importante, sino no tiene sentido seguir hablando de esto ni habría sido una alternativa real), no sin ciertos ajustes, nos hizo abrirnos mentalmente, sobre todo a mí, para replantearnos otra alternativa hasta el curso que viene, para el que ya está matriculado desde el pasado mes de enero.

La alternativa, claramente, era que se quedara con los abuelos. Fue mi madre la primera que me planteó la solución. Miento; mi suegra lo había dejado caer alguna vez, pero conociendo mi contundencia al respecto no había insistido demasiado. Pero en esta ocasión fue mi madre la que, tras oír mi queja sobre lo que costaba la guarde, me propuso quedarse ella un par de días con Míster y mis suegros los otros tres. Por mala suerte mi madre estaba de baja laboral y por fin podía disfrutar con Míster como no lo había podido hacer antes, ni con él ni con Miss. Sabíamos que era temporal y que volvería al trabajo en cuanto se recuperara, pero aun así el hecho de que mi madre pudiese estar un tiempo me ayudó a decidirme. Por supuesto a Papagoloso le pareció genial, eso que nos ahorrábamos (las manías las dejaba para mí).

Mi decisión se vio reforzada por el comentario de otras mamás, principalmente de dos educadoras de la guardería en cuestión, que son también mamás de dos compañeros de Miss en el cole. Ellas son más de la opinión de que si no hay más remedio, sólo entonces, la guarde es una opción valida, pero que si hay alternativa mejor esta, al menos hasta que caminen, hasta el añito más o menos. Lo mismo que siempre me ha dicho mi amiga Carol, educadora infantil con dos hijas que no han ido a la guardería hasta el año.

Así que gracias, principalmente, a estos puntos de vista, enseguida tuve claro que había tomado la decisión correcta y volví al trabajo tranquila, sabiendo que Míster estaba en buenas manos, en las mejores, las de alguien que lo quería inmensamente y que se iba a dedicar a él casi en exclusiva. Lo demás era secundario.

Reconozco que con Miss creo que lo habría llevado peor, fatal. Bien es verdad que la posibilidad de los abuelos no existía, pero ahí lo teníamos más claro y además el tema pelas no nos suponía tanto esfuerzo, pues sólo era ella. Entonces no estaba preparada para compartirla, simple y llanamente eso. Al menos no en sentimientos.

Sírvase decir que igual que veo ventajas en la guarde, sobre todo para mi salud mental y la estabilidad familiar-conyugal, soy de la opinión de que si la opción elegida es la de los abuelos, no se puede exigir a estos más que lo esencial, que el bebé esté bien atendido, alimentado y aseado. Y punto!, que bastante hacen ellos salvándote el culo. Así que, como he dicho, lo demás me parece secundario.

Secundario, pero no irrelevante. De ahí este post. Y es que claro, una tiene sus manías, sus principios, sus inquietudes… y su orgullo. Me jode inmensamente que lo que se supone un favor se convierta en una obligación y, por tanto, en un impedimento para hacer según qué. Y me jode que ciertas cosas que me desagradan (llámense tabaco o pelos de perro) haya de pasarlas por alto porque he de estar agradecida. Pero es lo que hay y tengo que aceptarlo. A partir de ahora deberé la vida, o al menos un par de piernas, a quienes se están haciendo cargo de Míster estos meses: mis suegros y mi madre. Así me siento.

Mis suegros han estado a punto de no irse de vacaciones esta Semana Santa porque tenían que quedarse con Míster; pero desde el primer momento mi orgullo brotó. Les dije que de ninguna de las maneras, que se fueran que ya nos apañábamos, faltaba más. Pensamos en el hermano pequeño de Papágoloso y su novia, pero resulta que también se iban con ellos llegado el caso. Y puesto que mi madre ya trabaja, con ella no podía contar. Uff, no había otra, tenía que aceptar que los necesitaba sí o sí. Pero… tachán! a última hora mi hermana, la Tata, nos dijo que no trabajaba en todas las vacaciones escolares (es maestra en un cole privado y en principio iba a trabajar un par de días) y que se encargaría ella del enano los días que trabajáramos, es decir, desde el martes hasta el viernes. Con Miss no había problema porque igual va al cole estos días.

Por lo tanto mis suegros aun están de vacaciones y yo estoy a punto de tener una úlcera gracias a mi hermana. Dos de los días ha llegado a mi casa con el tiempo justo para salir nosotros pitando al trabajo y llegar apurados. Ayer se durmió y llegó a mi casa tardísimo, por lo que Papagoloso ya se había ido para poder asistir a una reunión y yo tuve que subirme en bus y llegar al trabajo con una hora y media de retraso.Y cada uno de estos días, cuando por fin vuelvo a casa, cansada, con hambre y, sobre todo, con unas ganas tremendas por ver y coger a mi pitufo en la hora que tenemos para nosotros dos antes de recoger a Miss del cole, tengo además que ponerme a recoger tazas, platos y comida que la tata ha tenido el gusto de dejar en recuerdo del gran favor que me hace. Y que no se me ocurra mencionarle nada al respecto. Bueno, y el biberón del desayuno de Míster, que vale que eso ya es algo extra ocasionado directamente por mi niño y que es obligación mía, pero… joer! que cuesta medio segundo enjuagarlo bajo el grifo y que no tenga que lavarse pasadas 6 ó 7 horas. Hasta los pañales sucios encuentro en el suelo de la habitación. Y no es que mi hermana sea una cochina marrana cabeza de enana, no. Es que es a reu, le da igual 8 que 80, es más feliz que una perdiz; vamos, que es comodona y todo le parecen nimiedades, insignificancias. Y que no se me ocurra hacer nada por enturbiar esa tranquilidad que le posee, que me manda a freír espárragos a la primera (esto es así siempre, y somos la cara y la cruz, así que imaginad). Que le llamo y empiezo con una introducción sobre el viaje que quieren hacer mis suegros… “ey! que no te enrolles, rollera, ¿qué es lo que quieres? ¿que me quede con el niño? pues ya está, déjate de rollos. ¿Cuándo tengo que ir?”, y eso habiéndome dado tiempo de decir sólo “Tata, es que mis suegros”. Que le llamo un sábado porque sí y le pregunto qué tal? “Venga, ¿qué quieres? ¿Pa’qué me llamas?”. A esto le llamo yo ir al grano. O ser cortante. Y luego me dicen a mí, sniff. Pero vamos, que yo súper agradecida a mi hermana. Eso por supuesto, porque mal que me pese es casi seguro que la necesitaré de nuevo.

Y ahora, si habéis sido pacientes y capaces de acabar de leer hasta aquí, ¿me decís si para vosotras ha supuesto un dilema la elección entre guardería o abuelos?

Puede que también te guste

9 Comentarios

  • Responder
    chispuncita@hotmail.com
    13 abril, 2012 at 07:05

    Bienvenida al mundo de la elecciones, y suerte las que podemos plantearlo, otras no tienen más remedio que tirar por un lado u otro.
    Yo cuando me incorporé a trabajar no tuve duda, era tan pequeño que me daba pena dejarlo en manos desconocidas que no le iban a dar el amor y cuidado de mis suegros, así que allí lo dejé, con sus pros y sus contras, más a favor que en contra.

    Tuve el dilema este curso, con tenedor ya con 18 meses, guarde si guarde no: GUARDE SI.

    Y vuelvo a estar contenta con mi decisión, los abuelos han recuperado su vida, que se lo merecen, y están para las vacaciones de la guarde y los días malos, y el niño va aprendiendo a estar con más personas!!

    Jo, casi escribo un post!!, Un besito y paciencia, nada es perfecto!

    vanina

    • Responder
      golosi
      13 abril, 2012 at 07:59

      Como dices, gracias que se puede elegir. Yo también veo más a favor que en contra de que esté con los abuelos, si no está claro que no lo dejaría con ellos. Y muy agradecida que estoy, eso ante todo.
      Para el curso que viene ni dilema ni leches, ahí sí que está clarísimo, Míster irá a la guarde. Además de que no me gusta depender ni originar obligaciones, con 14 meses ya es otra historia, se entera más de todo y entonces sí podría surgir algún "problemilla".
      El tema andar, por ejemplo, uff, si hubiese sido por mi suegro Miss habría caminado con tres años, no se fuese a hacer daño, jeje.

  • Responder
    trestrillistigres
    13 abril, 2012 at 07:30

    Pues yo no he tenido dilema porque estube mirando guardes y tal, (mis suegros en otro pais y mi madre en otra provincia) y al final me decidí a renunciar a trabajar fuera de casa para quedarme con ellos. Hice cuentas, numeros y sobre todo sentimientos y para mi ha sido la mejor decisión que puede tomar. Mis niños ahora tienen 17 meses y soy feliz de estar con ellos y no tengo intención de trabajar, si puede ser…nunca más! jajaja. No, esto es una utopía, pero como minimo hasta que tengan 3 años, me gustaría hasta que tengan 6, ya veremos, lo que Dios quiera.

    Y leyendo testimonios de madres que llevan a los niños a la guarde…puf siempre se me quitan las pocas dudas que podría tener. Mis niños nunca estan mailitos, se levantan a la hora que quieren (ahora tengo uno dormido todavía) y están con su mami, definitivamente creo que es lo mejor para ellos aunque andemos más justos de dinero. Son pocos años y merece la pena el sacrificio(económico).

    • Responder
      MamaCachorro
      13 abril, 2012 at 07:39

      me pareces muy muy valiente. ojalá yo puediera hacer lo mismo, muchas veces lo pienso, pero pese a que sólo tengo uno no podemos prescindir de mi sueldo (que es mejor que el de mi marido y estable) aisss.
      Espero que os vaya super bien. Un besazo y felicidades por tus tres soles.

    • Responder
      golosi
      13 abril, 2012 at 08:03

      Madre mía, si es que con tres en la guarde se te va casi un sueldo sí o sí. Imagino que en ese caso yo también habría optado por lo mismo. Que a ver, que soy pro-guardería, pero siempre que no se queden con la madre o el padre en casa, claro. Ya me gustaría a mí haber podido extender la excedencia.
      Gracias por comentar. Espero seguir viéndote por aquí.

    • Responder
      trestrillistigres
      14 abril, 2012 at 09:01

      Me ha gustado tu blog pero ya sabes a veces falta tiempo para todo, pero intentaré seguirte, un beso!!

      por cierto si quitas la palabra de verificacion nos ahorramos un poco más de tiempo, que es un rollazo! Lo explicaba muy bien vero ayer en su blog el camino para ser mamá.

  • Responder
    MamaCachorro
    13 abril, 2012 at 07:35

    Os cuento, te cuento, mi experiencia:

    Siempre he sido de la opinión de que sí un bebé puede ser cuidado por una persona de su entorno que la quiere y que le va a cuidar tanto como su madre, o al menos con el mismo sentimiento de amor, es lo mejor para el retoño.

    Partiendo de esta base, cuando quedé embarazada, le comenté a mi madre que le parecia si se hacia cargo ella de mi bebé en el momento de mi vuelta al curro. Pues una cosa son mis ideas románticas y otra la dura realidad.

    Ella más que encantada de poder disfrutar de su nieto a tiempo completo.

    Pero convine con ella que me parecia justo, ya que la economia de una y otra familia no es supersonica, darle mensualmente cierta cantidad de dinero "ya que tu me ayudas a mi yo te ayudo a ti"

    Y bien, desde los 6 meses Cachorro se pasa la mayor parte del tiempo en casa de la Yaya que en su propia casa, más contento y feliz que una perdiz, y afortunadamente bastante espabilado para su edad (según la pediatra que alucina -este niño cuando vaya al cole va a ser flipante)

    Asi que yo sólo puedo hablar maravillas de mi decisión. Ahora bien, igual que te pasa a tí, hay días en los que la mataría porque no me gusta como hace según qué cosas (por ejemplo mi madre es muy chillona y a mi niño si le riñes chillando no te hace ni caso, ella no entiende que se puede reñir sin gritar..)

    Y se lo digo, ella se enfada obviamente, porque a quien le gusta que le digan que hace algo mal o que te parece mal, pues eso. Asi que solución: cuando yo no esté haz lo que te de la gana, pero cuando yo esté respetame.

    Creo que es mejor decir las cosas aunque vayan a ser motivo de discursión y disgusto que dejarlas dentro, eso te acaba destrozando el alma, te lo digo yo.

    La verdad que mi madre nos ayuda muchisimo, y no creo que nunca me vaya a echar en cara que me cuida al enano.
    Lo que si me ha dicho al decirle que me apetece otro bebe (aunque ahora no): -Ay hija espera a que este vaya al cole que no voy a poder con un bebé y este terremoto!! jajaja pobreta.

    Pero vamos que pese a todo y si se puede apoyo esta opción.

    (Me enrolle un poco lo siento. Besitos)

    • Responder
      golosi
      13 abril, 2012 at 08:22

      Me parece genial el "tú me ayudas yo te ayudo".

    • Responder
      MamaCachorro
      13 abril, 2012 at 08:35

      Ole por tu madre, DoñaGolosina, es una super madre sin duda alguna. Y si que es cierto que ellas son un ejemplo de superación, trabajo y de TODO, un buen espejo para aprender y mejorar nosotras 😉

    Agradezco tu comentario