Inicio » Maternidad » Deberes para casa sí / Deberes para casa no. Y sobre la actitud de los padres
Maternidad

Deberes para casa sí / Deberes para casa no. Y sobre la actitud de los padres

deberes-si-no

Sobre el dilema deberes para casa sí o no, no tengo una opinión clara; he pensado varias veces en ello, aunque sin profundizar demasiado. Pero hace unos días fue noticia el colegio de A Coruña al que se le ha prohibido poner deberes al alumnado debido a la denuncia de un padre ante Inspección Educativa, y eso me ha hecho pensar un poco más sobre el tema y creo que mi postura es bastante centrista.
No creo que sea perjudicial que haya deberes para casa, pero sin pasarse; 30 – 45 minutos de trabajo creo que es una dedicación aceptable para empezar a coger el hábito y la responsabilidad antes de entrar en Secundaria y para repasar alguna materia, al margen de que luego cada niño necesitará más o menos en función de sus capacidades – y de las ayudas -. Hay que tener en cuenta que la mayoría de niños realizan actividades extraescolares que ya les ocupan, en ocasiones, demasiado tiempo, pero sobre todo hay que considerar que

cualquier niño, de la edad que sea, necesita tiempo libre, tiempo para dedicarlo a lo que quiera, a jugar, a leer, a ir al parque, a aburrirse… A charlar con sus padres sin presiones ni agobios por los deberes o estudios.

También he estado pensando en el papel de los padres ante los benditos malditos deberes – léase trabajos, exámenes… -. Me chirrían mucho las frases “nos vamos a casa, que tengo deberes” o “me voy que tengo que estudiar” de boca de padres, o más bien madres, refiriéndose a lo que debería ser obligaciones de los hijos. Sí, me chirría, porque creo que nuestro papel debería limitarse a orientarles en la búsqueda de las soluciones, intentar hacer de ellos chicos de recursos y con habilidades para encontrar la respuesta, motivarles a pensar antes de buscar la solución de manera fácil. Que vean que estamos ahí, que pueden acudir a nosotros si lo necesitan, pero no para que les resolvamos la papeleta, no al menos sin haberlo intentado ellos antes. Ayudarles no es lo mismo que hacerlo por ellos, al contrario.
Mis hijos aún son pequeños para poder hablar yo ahora desde la experiencia; quizá en un futuro tenga que tragarme mis palabras, pero ahora es lo que pienso. Marcela va a segundo de infantil y ya tiene una libreta en la que hace deberes, pero un poco a su rollo. Pocas veces la maestra les ha pedido algo en concreto o un día determinado. Cuando Marcela se acuerda y hay tiempo – no me gusta que se ponga con deberes a la hora de cenar o dormir, imagino que esto ya llegará muy a mi pesar – coge la libreta y escribe varias palabras con las letras que han dado hasta el momento, haciendo también el dibujo correspondiente. Ni le dicto las palabras, ni le hago borrar veinte veces hasta que lo deja perfecto, ni le obligo a escribir seis palabras si ella sólo quiere tres. Sí le hago fijarse cuando hay algo mal escrito y le exijo un mínimo de limpieza en el trabajo, pero poco más. También le animo a hacer algo de deberes cuando hace días que no ha hecho, pero no cada día.
¿Quiere esto decir que crea que así es como hay que hacerlo siempre? Pues no, dependerá de cada niño. Y de cada padre. Y de cada situación. Quizá si a Marcela le costara más actuaríamos diferente.  Y cuando entre en Primaria imagino que también cambiará la cosa, ¿no? Y puede que también influya el nivel del resto de alumnos de la clase, ayudados o no por sus padres.
En definitiva, que ayudaré a mis hijos con los deberes, trabajos y exámenes escolares; ahí estaré para lo que necesiten, que no es lo mismo que para lo que requieran. Y vosotros, ¿cómo actuáis? ¿Y qué pensáis al respecto? ¿Deberes para casa sí o no?


Para cerrar el post, quiero volver a la noticia de la que hablaba al principio sobre la prohibición de poner deberes en un colegio de A Coruña. ¿Sabéis que es lo primero que me vino a la mente? El niño; el hijo del señor denunciante. ¿Alguien ha pensado en él? ¿Su padre se ha parado a pensar que quizá pase a ser la comidilla del centro? Jolín, que me da mucha rabia. Que sí, que quizá al niño le mola eso de no tener que hacer deberes en casa, pero lo que dudo que le mole es que cuchicheen a su paso alumnos y maestros, que esas cosas suceden, no nos engañemos. Y es un niño.

Puede que también te guste

24 Comentarios

  • Responder
    Blanca
    3 junio, 2013 at 17:35

    Ayer escuche la noticia también. Creo que como siempre la gente se planta en los extremos y no es capaz de usar el sentido común. Unos deberes razonables son buenos,muchos o ninguno serán un problema para los niños.

    La Madre Ninja

    • Responder
      golosi
      5 junio, 2013 at 21:01

      Pues veo que pensamos igual, desde luego los extremos no son buenos.
      Gracias por pasarte :)

  • Responder
    Walewska
    3 junio, 2013 at 19:44

    Yo también soy de esa opinión. A mí no me parece mal que repase o haga pequeños ejercicios sola. Yo los hacía y no me traumaba en absoluto. Pero opino como tú: son SUS deberes, no los míos. La mía está en primaria y no los hago con ella, ni pienso. Además creo que a veces da más información a un tutor unos deberes incompletos o mal hechos que unos deberes hechos de manera artificial bien con los padres.

    • Responder
      golosi
      5 junio, 2013 at 21:09

      100% de acuerdo, creo que es lo ideal. Pero… y si llega el día en que debido a la ayuda del resto de padres a sus hijos la "ventaja" de los compañeros es notable? Vamos, es hablar por hablar, jajaja.

  • Responder
    Moisés T Paz
    3 junio, 2013 at 20:28

    Nosotros aún no nos tenemos que plantear esto, ya que el más grande empezará en septiembre P3.
    Hay mucha controversia con este tema. Desde la lejanía, mi opinión es que los deberes no son ni buenos ni malos, todo depende de como se planteen. Los deberes deberían servir para repasar y hacerlo quizá de otra manera pero no una obligación para los padres. Sí ofrecerles recursos para que busquen la solución, pero no dárselo todo hecho.
    Salu2

    • Responder
      golosi
      5 junio, 2013 at 21:26

      Pues eso. Veo que la mayoría pensamos así 😉
      Un beso, guapo

  • Responder
    Bea
    3 junio, 2013 at 22:13

    Uffff la verdad es que desde 4 de primaria no hemos parado. Ese curso lo recuerdo con horror… fue el año que realmente notamos un cambio y los deberes eran un suplicio en casa para toda la famíli.

    Por suerte luego la niña se acostumbró…. ahora estamos en primero de la eso y ni te cuento…. pero ella funciona sola, la verdad y se lo va sacando. Es responsable y llega a casa y se pone directamente a estudiar sin que le tengamos que decir nada…. pero la verdad es que se pasan.. cada día hasta como mínimo las 20,30 h. la pobre está dale que te pego….

    Seguramente si la ayudara más sacaría mejores notas, pero soy del parecer que lo ha de hacer ella sola, y si tiene dudas o se colapsa ahí estamos para echarle un cable.

    Agora estamos con los finales… y la pobre está agotada.

    Un beso

    • Responder
      golosi
      5 junio, 2013 at 21:31

      Madre mía qué horas. Si es que no es de recibo. Joder, y en Pimaria. Si es que parece que la opción sea dedicar toooooda la tarde a los deberes, o "hacerlos" los padres, uffff
      Un besito :)

  • Responder
    Y entonces llegó el caos
    4 junio, 2013 at 07:53

    Opino igual que tu, a priori no los veo malos, siempre y cuando sean razonables en cantidad y nivel de exigencia.
    En mi trabajo hay varios padres de niños/as de primaria y algunos me cuentan que sus tardes son un auténtico HORROR por la cantidad ingente de deberes que les ponen.
    En el otro extremo, creo que no hacer absolutamente nada, tampoco les ayuda a coger un hábito de cara al futuro.
    Así que mi conclusión es como la tuya: Ni calvo ni con dos pelucas!
    Un beso guapa

    • Responder
      golosi
      5 junio, 2013 at 21:33

      Ya veo que coincidimos todos en lo mismo. Y lo que no entiendo es cómo ocurre esto en Primaria, que suele ser el mismo profe para casi todas las asignaturas; joer, debería controlar los deberes que manda, repartirlos mejor, no? En fin, miedito me da, la verdad.
      Un besazo, que pronto nos vemos :)

  • Responder
    Padre Frikerizo
    4 junio, 2013 at 07:54

    Ya leí la noticia a través del blog de Dolega y me pareció increible cuanto menos. El tema de los deberes es complicado pero no creo qeu quitarlos sea la solución, como en todo una justa medida es la clave. También hay que tener en cuenta lo que dices, la clave está en ayudar cuando lo requieran pero sin que se convierta en la norma. He padecido mucho con los deberes de mi hermana y es verdad que en el colegio muchas veces se pasaban porque mandaban sin explicar pero también es verdad que cada día los hacen más cómodos y quieren que les resuelvas tú la papeleta.
    Veremos cómo nos va cuando nos toque, cada niño es un mundo pero como bien dices tendremos que estar ahí para ver lo que necesitan.
    Besos

    • Responder
      golosi
      5 junio, 2013 at 21:43

      Vaya casualidad, acabo de ver que Dolega lo publicó un par de días antes que yo, y es bastante parecido, jaja. Totalmente de acuerdo en lo que dice sobre los deberes que envían algunos profes sin haber dado la materia, si es que vaya jeta. No van a haber desigualdades entre los críos? Normal, no todos los padres tienen la misma disponibilidad ni los ismos conocimientos.
      Un beso

  • Responder
    crisnasa
    4 junio, 2013 at 08:05

    Mi hijo ya va a 2º de Primaria y tiene deberes, no una exageración, pero tiene. Los padres que tienen niños más mayores sólo hacen que asustarnos con la cantidad de deberes que tendrán el año próximo y veo a sus hijos y, realmente, es algo exagerado. Creo que un poco de deberes tienen que tener, pero llevan todo el día en el colegio y son niños y necesitan tiempo para jugar en casa o en el parque y no desmotivarlos con miles de trabajos.
    En cuanto a lo de ayudarles o no, yo al principio me ponía con él pues lo veía pequeño pero ví que eso a la larga iba a ser peor para él porque no sabría ser independiente para responsabilizarse de sus trabajos. Entonces le mando a su cuarto a hacer los deberes y cuando acaba se los repaso, pero sin estar todo el rato junto a él. Saludos

    • Responder
      golosi
      5 junio, 2013 at 21:47

      Pues lo que digo, que miedo me da cuando llegue. Y entonces también me dará rabia.
      Saludos y gracias :)

  • Responder
    una Mama Practica
    4 junio, 2013 at 10:38

    Yo tambien lei la noticia y como tu, pense en el niño. Es un tema complejo creo. Aun no tengo experiencia con el, pero mi sensacion es que los deberes como apoyo y refuerzo a lo aprendido en el colegio, para afianzar conceptos o para que los niños con mas dificultades puedan seguir el ritmo general de la clase, tienen sentido y son constructivos. Pero de ahi a tener horas y horas de cosas que hacer, creo que no. Y el papel de los padres, como tu señalas, me parece fundamental. Un beso!

    • Responder
      golosi
      5 junio, 2013 at 21:50

      Me alegra ver que tantos pensamos igual :)
      Un besazo guapísima, que en nada te pongo cara (real), qué ganas!

  • Responder
    The Colour Lab
    4 junio, 2013 at 16:28

    Yo opino como la mayoría. Creo que está bien tener deberes, un poco de apoyo a lo aprendido, y así también acostumbrarse a ser responsable, pero todo en su justa medida, los niños también tienen que tener tiempo para jugar.
    besos

    • Responder
      golosi
      5 junio, 2013 at 21:52

      Sí, el problema imagino que es que para cada uno la justa medida esta en un sitio.
      Es una lástima que los deberes ocupen todo e tiempo. Si es que pensándolo bien, si tienen dos horas de deberes no hay ni tiempo para extraescolares.
      Un beso

  • Responder
    vanina
    5 junio, 2013 at 10:23

    Yo también escuché la noticia, que me sorprendió. Yo recuerdo que de pequeña, tenía deberes, los justos, y supongo que un hábito de estudios diario es recomendable, a partir de cierta edad.
    Tenedor tiene 3 años, y muchas madres, quieren comprar fichas para que hagan en verano, y quizás un niño con tres años, debería dedicarse a disfrutar del verano, se puede jugar con él, y reforzar cosas que ha aprendido, pero no sé si para sentarlo a hacer deberes.
    Creo que los deberes deben ser proporcionales a la edad del niño…un tema sin duda complejo
    Besos mil
    omplejo
    Besos mil

    • Responder
      golosi
      5 junio, 2013 at 21:54

      La verdad es que yo también he comprado todos los veranos los libros de fichas, pero no la he sentado a hacerlo. El libro lo tenía ahí y ella si algún día quería lo cogía y hacía algo, y listo. Por supuesto ningún verano lo ha llegado a terminar, jaja.
      Un besazo amore

  • Responder
    Nu
    8 junio, 2013 at 20:05

    Yo creo que para nada es perjudicial.Creo que es importante que los niños vayan aprendiendo e interiorizando un hàbito de estudio, eso sí, sin pasarse y teniendo en cuenta la edad de los niños.
    Un beso!!!

  • Responder
    paula sd
    25 junio, 2013 at 19:19

    Me identifico mucho con tu opinión en este tema: yo digo, deberes sí, peara crear el hábito de responsabilidad que creo que es lo que en el fondo debe ser la función de los deberes. Pero sin pasarse, recordemos que los niños son niños, y en muchos casos pequeños.
    He oido a madres- delante de mi cara de asombro- decir a la profesora que por favor no pongan deberes a sus hijos fuera del horario escolar, porque en esos ratos quieren disfrutar de sus hijos.
    Bueno, yo digo que se puede disfrutar de ellos compartiendo esos ratos y enseñándoles a ser responsables.
    no todo va a ser juerga y cachondeo, no? PArtiendo de la base de que el deber en cuestión era hacer un dibujo…….
    Aquí me quedo también, recién descubierta!!!
    Un abrazo

    • Responder
      golosi
      7 noviembre, 2013 at 14:54

      No sé por qué no te respondí en su día O_O; he venido a este post porque sí y me encuentro tu comment sin mi respuesta, sorry. Pero vaya, te leí, así que qué emnos que agradecerte que comentaras :)

    Responder a golosi Cancelar comentario